El equipo de Dolo Martín, jugaba el derbi este domingo a las 12.30 en el KiriArena. El equipo local afrontaba el match de manera atípica, puesto que salía de un confinamiento de diez días y con un rodaje de solo tres entrenamientos, esta parada marcó un poco el transcurso del partido. Además el equipo visitante venía con muchas ganas después de una victoria y expectante por el derbi del Vallès Occidental.

El inicio de partido no fue muy fluido, en ataque el equipo pecó de precipitaciones, se notaba la falta de ritmo de juego, las jugadoras se obsesionaron en atacar la zona central donde prácticamente no había espacio. En defensa el equipo fue más contundente, mostrando un poco su esencia y el equipo visitando lo sufrió. De este modo el equipo podía correr cómo les gusta, pero no encontraron éxito, por errores de ejecución en los pases, en el lanzamiento o la no comprensión de las trayectorias entre compañeras. Aun así el equipo local fue en todo momento por delante en el marcador, plantándose a la media parte con un 13 a 9 favorable, sobre todo gracias a la buena gestión en inferioridad.

En la segunda parte parecía que las verde y rojas cogían una amplía ventaja, gracias a los diferentes bloqueos de Remei Prat, Judith Sans i Júlia Puiggené, los contraataques directos y a la velocidad controlada en las transiciones de ataque. Ahora bien, este nivel no lo supieron controlar hasta el final, y los últimos 10 minutos con muchos errores ofensivos hicieron volver a disminuir la diferencia en el marcador, dando un poco de esperanza al equipo de Sabadell, pero acabando el derbi con una victoria por 23 a 18.

El equipo de Dolo Martín se llevaba los dos puntos del primer derbi de la temporada, poco satisfechas por el partido, pero contentas por seguir sumando y siendo el único equipo imbatido de la liga, con dos partidos menos.

Esta semana entrenarán con normalidad, si la pandemia lo permite, y se enfrentarán al BMRoca el próximo sábado a las 18.00h.